Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Más información Entendido

Tecnología y seguridad en las aulas, un reto que debemos conseguir

La forma de acceder al conocimiento y de cómo aprenden los niños a día de hoy es radicalmente opuesta a cómo aprendieron nuestros padres o abuelos. Las nuevas generaciones no conciben aprender y desarrollarse sin las nuevas tecnologías, y es que el 90% de los niños utilizan materiales de aprendizaje digital en sus casas, además, el 42% de los profesores afirma que se utiliza, al menos, un dispositivo digital cada día en el aula

Por tanto, ¿qué repercusiones tiene esta tendencia basada en el aprendizaje digital? En primera instancia podríamos decir que gracias a la tecnología existe un mayor acceso al conocimiento, que éste es más accesible para todos y que alrededor del 80% de los educadores cree que la tecnología marca una importante diferencia para hacer que el aprendizaje sea mucho más interesante.

Sin embargo, la repuesta puede tornarse si se tienen en cuenta los riegos asociados al mundo cibernético. Como en todo, debemos encontrar el equilibrio perfecto, y es en este punto dónde debemos poner especial interés para promover la seguridad en los entornos educativos y trabajar para concienciar sobre el uso responsable de las Tecnologías de la Información en las aulas.

Los retos a superar son múltiples ya que instalar los diferentes sistemas tecnológicos en los centros educativos no resulta sencillo, hablamos de entornos complejos donde las exigencias en términos de rendimiento y seguridad son muy altas. Una de las cuestiones más importantes es tomar precaución para evitar posibles ciberataques o que un mal uso de las tecnologías pueda dañar la información personal.

Según datos de la encuesta realizada por EU Kids, alrededor del 40% de los menores de entre 11 y 16 años desconoce cómo hacer un uso seguro y responsable de la red, además sólo el 16% de los jóvenes afirma tener un sistema de control de acceso a determinadas páginas webs y la mayoría de ellos (76,3%) aseguran estar solos cuando hacen uso de internet.

En relación a esto, la compañía Google ha presentado el Centro de Seguridad Familiar, una web cuyo principal objetivo es proteger y educar a los jóvenes en el uso de Internet. Unicef, Protégeles, Save the Children, Fundación Alia2 y EU Kids Online han querido participar en este proyecto con el fin de concienciar a la población sobre la necesidad de una red segura. Gracias a este nuevo proyecto, tanto padres como hijos podrán tener acceso a decenas de recursos y consejos sobre temas como el ciberacoso, la protección infantil o la educación online.

Para el Defensor del Menor, Arturo Canalda, esta iniciativa es de vital importancia para proteger a los más jóvenes de los efectos nocivos de Internet, además añadió que “sin una implicación de la industria no podemos avanzar”.

Afortunadamente, gracias a este tipo de iniciativas y con herramientas que nos permitan alcanzar una red inteligente, rápida y efectiva podremos alcanzar una alta seguridad tanto en los entornos educativos como en el resto de ámbitos de la sociedad.