Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Más información Entendido

Neocabinas: un futuro útil y tecnológico para las cabinas telefónicas

El uso de las cabinas telefónicas quedó atrás cuando el teléfono móvil se convirtió en el rey de la telefonía. Parecen tiempos lejanos aquellos años en los que la gente rebuscaba un par de monedas en su bolsillo cuando necesitaba hacer una llamada estando en la calle. Desde Telefónica advierten de que la demanda del servicio de cabinas "se ha reducido drásticamente en los últimos años por la intensa penetración de la telefonía móvil en todos los segmentos de la sociedad" y que, por tanto, la escasa demanda ha encarecido los cotes de prestación del servicio.

Según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, el 88% de los españoles jamás ha utilizado una cabina telefónica y, además, el coste de mantenerlas ha ido aumentando en los últimos años hasta situarse en 2,07 millones de euros en 2015.

Sin embargo, el mismo avance de la tecnología que ha provocado el declive de las cabinas también puede darles una segunda oportunidad. La startup iUrban, con sede en Málaga, inició en 2016 una colaboración con Telefónica gracias a La Farola, un proyecto de aceleración de iniciativas emprendedoras impulsado por la Junta de Andalucía y la operadora española. Gracias a este acuerdo, la empresa malagueña instaló una zona de carga para móviles y una pantalla táctil de 18,5 pulgadas como centro de información en siete cabinas repartidas entre Granada, Sevilla y Málaga que, hasta el momento, han funcionado con éxito, aseguran.

“Mientras la gente carga el teléfono está en las cabinas una media de 5 minutos y, mientras tanto, tiene una pantalla que proporciona información municipal, ciudadana, eventos de la zona, puntos de interés en todos los idiomas, comercios y más cosas”, explica Andrés Martínez, CEO de la empresa. Según el empresario, el “chollo” de la propuesta es que las cabinas ya tienen toda la obra civil e instalación eléctrica hecha y se puede instalar Internet porque tienen la toma de teléfono.

Es Telefónica quien distribuye a los ayuntamientos la solución de cambiar las cabinas por neocabinas de información turística 24 horas; los responsables de iUrban hacen el resto. Después, cada ayuntamiento tiene una base de datos y un gestor para administrar y actualizar la información de las cabinas. Los resultados están siendo buenos. “En año y medio hemos crecido bastante, a pesar de lo difícil que suele ser potenciar las smart cities” sentencia el empresario.