Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Más información Entendido

Jibo, el robot inteligente y social que quiere entrar en los hogares

Jibo es el primer robot social para el hogar. Diseñado para integrarse en el día a día de las personas, Jibo explora el mundo y reacciona mediante respuestas y movimientos expresivos. Además, cuenta con un avanzado procesamiento de lenguaje natural (NLU) que, junto con tecnología por voz y reconocimiento facial, le permite recordar y construir relaciones con las personas con las que más interactúa.

Gracias al desarrollo de la aplicación “BE A MAKER”, basada en la plataforma open-source Scratch, los niños podrán programar interacciones reales con el robot Jibo. La nueva aplicación facilitará el aprendizaje de programación a niños y niñas a través de actividades divertidas con el soporte y acompañamiento de Jibo, potenciando el desarrollo de sus habilidades creativas y el pensamiento computacional.

Según Sergio Marco, director de Innovación de Everis, “Jibo es un robot social que busca empatizar, generar una conexión más personal, y está pensado para ser un miembro más de la familia. Es como una mascota, pero con mucha mayor inteligencia y proactividad. Como un robot social, y con su característica de proactividad, Jibo no solamente va a atender nuestras peticiones, sino también va a adelantarse y nos va a conocer cuáles son nuestros gustos, costumbres”.

Por el momento este robot sólo se comercializa en Estados Unidos y Canadá, a un precio de 899 dólares, unos 726 euros al cambio. Aunque se espera que este año llegue a España, entre otros países de Europa. Y lo hará no sólo para poder desarrollar su actividad y capacidades inteligentes y emocionales en el ámbito educativo, sino también en el de salud para poder ayudar en hospitales y en el hogar con personas mayores.

Cynthia Breazeal, profesora del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) y una de las personas fundamentales en la creación de Jibo señala que: “la robótica mejorará nuestras vidas. Y para que la contribución de los robots sociales a nuestras vidas sea verdaderamente significativa, deben apoyar la experiencia humana. Los estudios reflejan que cuando se incorporan robots sociales a los procesos de aprendizaje, los niños están más motivados para aprender y tienen una experiencia mucho más satisfactoria”

La consultora Strategy Analytics parece estar en la misma línea de lo que asevera la profesora, y en un reciente informe sobre robótica ha concluido que los futuros robots proporcionarán un valor mucho mayor a sus usuarios a través de capacidades para realizar tareas físicas imprevisibles, su capacidad de aprendizaje y su potencial para ejecutar tareas más allá de la casa. Y en este desarrollo los robots sociales, a los que la consultora denomina ‘Destkop Robots’, jugarán un papel esencial.