Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Más información Entendido

El mundo de la salud digital

La tecnología ha revolucionado el mundo de la salud digital en los últimos tiempos. La salud digital o e-Health se basa en los avances en telemedicina, aplicaciones móviles, análisis de datos e incluso big data. Gracias a los objetos conectados los pacientes pueden registrar por sí mismos su salud, el trabajo del personal médico resulta más rápido y sencillo y la gestión de los hospitales es mucho más fluida.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el llamado e-Health o mobile Health, se define como “la práctica de la medicina y la salud pública a través de dispositivos de monitorización de pacientes, asistentes personal digitales y otros dispositivos inalámbricos”. Dentro de esta tendencia, es muy importante conocer el papel de los wearables, es decir, dispositivos que nos permiten medir las constantes vitales, controlar las actividades físicas, la alimentación etc.

Los dispositivos conectados más populares entre la población son las pulseras de actividad física, básculas conectadas, tensiómetros, prendas que miden la frecuencia cardiaca y ropa de bebé cuyos sensores avisan si se produce algún tipo de alteración en el sueño y la temperatura del niño.

El papel de estos dispositivos resulta fundamental ya que influye no sólo en la mejora de la calidad de vida sino también en un aumento de esperanza de la misma. Los mencionados wareables consiguen que no sea necesario estar presente en un hospital o centro sanitario para, por ejemplo, conocer nuestro ritmo cardiaco o tensión arterial.

Según el “Estudio sobre opiniones y expectativas de los ciudadanos sobre el uso y aplicación de la tecnología de la información en el ámbito sanitario”, realizado por el observatorio Nacional de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI) en España un 84% de la población dice conocer la existencia de dispositivos y aplicaciones que permiten medir variables relaciones con la salud, pero tan solo un 27% hace un uso habitual de los mismos.

Sin embargo, el mercado de la salud conectada está creciendo a pasos agigantados, tanto es así que se prevé que para 2020 se alcancen los 410.000 millones de dólares invertidos en este tipo de dispositivos

Por tanto, el uso de internet y de las nuevas tecnologías no sólo sirve para conocer de una manera más directa nuestro estado de salud, sino que también puede mejorar diagnósticos e incluso salvar vidas.