Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Más información Entendido

Descubren un nuevo manuscrito en el Mar Muerto

Fragmentos de un posible nuevo manuscrito del mar Muerto han sido identificados gracias a una tecnología específicamente desarrollada por la NASA para esta investigación, según han informado este jueves varios investigadores de la Unidad de los Rollos del mar Muerto de la Universidad Hebrea. Se trata de pequeños fragmentos almacenados en cajas de puros que han sido exhibidos en el simposio internacional que celebra los 70 años del descubrimiento de los milenarios Rollos de Qumran.

"En Qumran se encontraron inicialmente unos 900 manuscritos, una colección muy importante, obras literarias religiosas, copias muy antiguas en hebrero del Antiguo Testamento y otro tipo de literatura religiosa de una época muy importante tanto para el judaísmo como para el cristianismo. Algunos de los fragmentos se encontraban en buenas condiciones, pero la mayoría de ellos se encontraron muy fragmentados y mal conservados", ha explicado Beatriz Riestra, investigadora de unidad.

Sin embargo, este nuevo fragmento no se puede atribuir a los manuscritos que conocemos y puede que pertenezca a otro nuevo que no conocemos para nada", precisó Riestra. Estos nuevos y pequeños fragmentos, datados de hace unos 2.000 años y pertenecientes a la cueva número 11 del complejo de Qumran, fueron almacenados en cajas de puros porque "los arqueólogos de los años 50 (cuando fueron descubiertos los manuscritos) usaban las cajas de puros como táperes", explicó Ableman al diario The Times of Israel.

El especialista ha estudiado los minúsculos trozos de piel oscura gracias a la ayuda de un escáner multiespectral desarrollado por la Agencia Espacial Norteamericana (NASA) para este laboratorio israelí. "Este tipo de escáner nos permite leer lo que es invisible a simple vista gracias a los rayos infrarrojos que permiten apreciar trazos de letras aparentemente no visibles", explicó Beatriz Riestra.