Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Más información Entendido

Ciudadanos españoles para apoyar la defensa en la era digital

A lo largo de este 2018 España creará un cuerpo de ciberreservitas cuya misión será asesorar y reforzar las capacidades de las Fuerzas Armadas y del propio Gobierno en la lucha contra las amenazas del mundo digital. El principal objetivo será estar preparados ante una futura ciberamenaza como la ocurrida el pasado año con el virus “Wannacry” que dejó unas 200.000 víctimas en al menos 150 países.

Para combatir este tipo de incidentes, un grupo de expertos en ciberinteligencia propone crear una ‘ciberreserva’ para España. Es decir, un conjunto de profesionales y expertos en tecnología, así como especialistas en comunicación, psicología, derecho y sociología encargados de formar parte de un ‘ejército’ de unos 2.000 integrantes capaces de evaluar un problema de este tipo de una forma completa y dinámica.

Esta iniciativa está liderada por el director del Centro Nacional de Excelencia en Ciberseguridad Enrique Ávila, quien asegura que, es preciso recurrir a la sociedad para reunir las capacidades necesarias en torno a esa “reserva estratégica” de carácter voluntario. Los conflictos ya no se deciden por tierra, mar o aire sino que es el ciberespacio el que preocupa cada vez más a los gobiernos.

Sin embargo, y por el momento, esto es sólo una propuesta. Según la gerente del Instituto de Ciencias Forenses y Seguridad de la Universidad Autónoma de Madrid, Araceli Bailón: “La gente no puede apuntarse aún a ningún sitio, es solamente un proyecto que se ha presentado en el Congreso”. Además, la reserva se mantendría durante un periodo de dos años, es decir los voluntarios estarían es sus trabajos comunes y podrían ser llamados cuando existiera alguna crisis, afirma Teodoro García, portavoz de Coordinación de Agenda Digital.

Precisamente el Gobierno es quien daría luz verde a la llamada de los voluntarios reservistas en caso de necesidad. Sin embargo, esta “guerra digital” está dando lugar a una fuerte discusión en las redes. Mientras que muchos piensan que la ciberreserva no está del todo desarrollada y existe una falta de información, otros se muestran más optimistas y apuestan por ofrecer incentivos económicos a aquellos voluntarios que participen en la ciberreserva.

En definitiva, será el interés ciudadano el que aclare el éxito o fracaso de esta campaña digital que está a punto de comenzar.