Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Más información Entendido

Ciencia y tecnología unidas contra la desnutrición infantil

Un proyecto dirigido desde el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CISC) (España) está trabajando en el desarrollo de alimentos vegetales probióticos destinados a poblaciones infantiles con problemas de desnutrición.

La iniciativa, bautizada como ProInfant, se centra en el estudio de alimentos vegetales fermentados de uso tradicional en Iberoamérica con el objetivo de que cada país pueda elaborar alimentos probióticos con materias primas y bacterias autóctonas. La funcionalidad del nuevo alimento creado a partir de este proyecto se analizará en laboratorio y mediante un estudio de intervención con niños de estratos sociales desfavorecidos de Guatemala.

“Los alimentos probióticos son microorganismos vivos que cuando se administran en cantidades adecuadas confieren un beneficio a la salud del hospedador. En este proyecto nos centramos en uno de los probióticos más habituales, Lactobacillus spp., para evaluar su capacidad de producción de vitaminas y compuestos antimicrobianos, con el objetivo de seleccionar las cepas capaces de competir frente a los patógenos causantes de infecciones que se agravan en estados de malnutrición crónica”, explica la investigadora del CSIC y coordinadora del proyecto Patricia Ruas-Madiedo, del Instituto de Productos Lácteos de Asturias.

Las materias primas y los productos fermentados seleccionados responden a criterios de uso tradicional y consumo local: agave y huanzotle en México, pulpa fermentada de jícaro en Nicaragua, masato de yuca y chicha de siete semillas en Perú, y masato de maíz, masa de maíz añejo y almidón de yuca en Colombia.

Entre los objetivos de los investigadores se encuentra también la creación de colecciones de bacterias lácticas propias en cada país, así como el estudio de 27 cepas ya conocidas, con el fin de seleccionar aquellas que muestren mejor comportamiento. Se analizarán los genomas de estas cepas de bacterias para detectar características probióticas y posibles resistencias transmisibles a antibióticos.